22.4.14

Quitarle hierro a las cosas, principalmente a uno mismo.

Tomarse el pelo uno mismo

Ser tan prudente, parco,  contener emociones, inflexiblemente formal, rigoroso y rendirle culto a la gravedad de las cosas, hace personas muy difíciles de socializar, de ser espontáneas y  seamos sinceros, de tratar diariamente. 

El asunto está en tomarse el pelo uno mismo, relajarse y ser flexibles… como escribió WalterRiso  en una nota describiendo “al ser que no se ofende y se muere de la risa cuando se mira al espejo o se equivoca sin quererlo. El humor de estar vivo, el baile de la existencia” Este es un ser capaz de hacerle frente a todo, incluso a si mismo,  sin derrumbarse totalmente.

reirse +jajaja es menos tristeza

Ciertamente una actitud por sí sola no define la personalidad de nadie, sin embargo y por todos es sabido,  que una actitud predispone la reacción ante las circunstancias. Y dado de que es algo con los que todos contamos para enfrentarnos a la vida, la actitud,  va a ser parte de nuestra experiencia diaria. De allí su importancia, o en palabras de  Churchill   “La actitud es una pequeña cosa que hace una gran diferencia” Todos hacemos y pasamos por,  más o menos, circunstancias parecidas, unas más que otras. Todos vivimos dentro de un entorno y tenemos la misma capacidad de emocionarnos.  La diferencia la haces tú,  con tu actitud y tu entusiasmo.


5 Componentes de la actitud 


La actitud básicamente y según se explica tiene varios componentes:  Está formada por nuestras percepciones,  creencias, e información.  Además tiene una fuerte carga afectiva, es
el sentimiento en favor o en contra de un objeto social y su parte más activa,  es la tendencia a reaccionar de determinada manera ante las circunstancias.

En esto de la actitud de nada vale ir reaccionando, o teniendo ‘la tendencia a reaccionar’, todo el tiempo como una nube gris sobre nuestro entorno (y nosotros mismos claro) para luego pretender sacar pecho ante una situación difícil con alguna ‘pose’ o ‘frase positiva/de motivación’ y paliar la situación. 

La actitud que va a  permitir que estemos relajados y podamos hacer frente a las circunstancias adversas  con nuestras mejores herramientas, es una que internalice esa predisposición  de confianza ante la vida y las propias capacidades. Por supuesto que esto es mucho más complejo de lo que podemos escribir aquí… es un trabajo de creencias, sentimientos y costumbre, si se me permite la simplificación. 

Dicho así suena muy cuesta arriba eso de la “superación personal” e ir cambiando para ampliar nuestra percepción de la vida e ir enriqueciéndonos  pero como se dice de granito en granito se hace el montoncito. Una idea para empezar es el sentido del humor con su función catártica semejante a la de las lágrimas, solo que el humor supone una separación y no una identificación con el objeto que lo provoca.

Catarsis en grupo 

Esta catarsis natural que hacemos con mucha frecuencia a lo largo del día y casi de modo inconsciente se puede vivir de otra manera a través de la risoterapia, que no es más que  una estrategia o técnica psicoterapéutica tendiente a producir beneficios mentales y emocionales por medio de la risa.

No puede considerarse una terapia, ya que no cura por sí misma enfermedades, pero logra sinergias positivas que nos ayuda a desbloquear nuestras emociones reprimidas y a hallar una profunda relajación.

Catarsis en grupo
Como reírse es parte de nosotros, de forma natural va saliendo todo lo que llevamos dentro. En la Risoterapia se está plenamente consciente de todo,  por lo que se vive el momento , ya que cuando reímos es imposible pensar. 

Esta es una técnica que se realiza en grupo y ya que estamos relajados la comunicación fluye, creando un ambiente cómodo que nos va a reforzar lo positivo de la experiencia.

Es importante aprender a reírse de uno mismo, de las capacidades limitadas del ser humano y de la vida. La sociedad enseña a reírse de los demás en lugar de hacerlo con los demás. La risoterapia ayuda a desdramatizar las situaciones de la vida, desarrollando el espíritu optimista. Por eso las personas que realizan risoterapia aprenden a tener una mejor visión de sí mismos, de su entorno y de sus posibilidades.

Y como “más vale un gramo de experiencia que toneladas de teoría”  podemos probar este jueves 24 de abril y participar en un taller (gratuito) directamente.  En la Huerta Palacios durante 2 horas podremos probar por nosotr@s  mism@s como va esto de reírse en grupo.