10.10.15

¿Sabías que se puede jugar al matá sin herir a nadie ....?

¿A QUÉ JUGABAN LOS NIÑOS NAZARENOS DE GENERACIONES ANTERIORES?


La infancia, sin duda alguna, es la etapa de la vida más bonita y la que más rápido pasa. En un abrir y cerrar de ojos, una mañana nos miramos al espejo y nos percatamos de que hemos crecido, nos hemos hecho adultos. Pero todo adulto sigue siendo en potencia aquel niño que un día fue y sin querer vienen a la memoria aquellos maravillosos años y sus juegos.


Muñecas de cartón, lima, recortables, cromos, elástico...

Sabías-que-jugar -matá-sin-herir-a-nadie
La muñeca de  Begoña

En cualquier parte del mundo, los niños de cada época han tenido sus juegos propios, y en función a los años en los que esos niños vivieron, han jugado a unas cosas u otras. En Dos Hermanas, también, han existido juegos típicos en cada época determinada. Con este post nos gustaría hacer un pequeño repaso de algunos de los juegos típicos, en nuestra ciudad, entre las décadas de los años 40, 50, 60, 70 y 80, donde la mayoría de los niños solían jugar en la calle y se relacionaban entre ellos, no como hoy día que lo único que hacen los niños es utilizar los móviles, las tabletas, los videojuegos, las consolas, los Ipads… no interactuando, físicamente, con otros niños y mucho menos utilizando la imaginación.

Comenzamos haciendo referencia a cómo y a qué jugaban los más pequeños, de las casas, en Dos Hermanas, durante el periodo de la posguerra, en los años 40. Las niñas jugaban con muñecas que solían ser de trapo e incluso de cartón. Mi madre me contaba una anécdota sobre una muñeca de cartón que le regalaron una año por los Reyes: me decía que era la muñeca más bonita que ella jamás había visto y que le tenía un cariño increíble, pero
un día se le ocurrió coger un caldero, llenarlo de agua y meter a su querida muñeca en dicho caldero para bañarla, con el consiguiente disgusto al ver como la muñeca al mojarse y ser de cartón se iba hinchando, hinchando, hinchando, hasta quedar completamente desfigurada, puesto que con el agua se había “espojado”. No volviendo a ser nunca más la misma muñeca, incluso después de secarse. Obviamente se le había estropeado.

En esos años, como la situación económica no era buena, los niños afortunados que podían tener algún juguete lo recibían el día de Reyes y a la sumo le regalaban una o dos cosas, como mucho, y les tenía que durar todo el año.

Los niños jugaban por ejemplo a la lima, que es una herramienta manual utilizada para el desgaste y afinado de piezas de distintos materiales como el metal, el plástico o la madera, y la cual los pequeños lanzaban al suelo de tierra, con el objetivo de clavarla en la arena dentro de un cuadrado que,  previamente, habían hecho en el suelo. El que no clavara la lima dentro de ese cuadrado perdía.

Durante  las décadas de los años 50 y 60, periodo de la Historia de España muy diferente al actual, los infantes nazarenos seguían teniendo sus propias formas de divertirse jugando. Por ejemplo, las niñas jugaban con los recortables, juego infantil que se basaba en recortar figuras de papel con unas tijeras. Normalmente, eran muñecas de papel representando a una niña o a una mujer, a las que le colocaban diferentes prendas doblando unas lengüetas sobre la misma (Recortable), jugaban a los cromos, hechos de papel  y con una gran variedad de temática. El juego consistía en apilar un número determinado de cromos en el suelo,  boca abajo,  y tratar de levantarlos con la mano, cada niña se quedaba para ella el número de cromos que hubiera levantado, y al final quien levantara el último cromo o los últimos que quedaran en el suelo se los llevaba todos. Las niñas también jugaban en Dos Hermanas a juegos físicos como saltar a la comba (una cuerda) cantando alguna cancioncilla típica de la época, por ejemplo, la conocida “al pasar la barca me dijo el barquero las niñas bonitas no pagan dinero”. 

Los niños jugaban con al balón, poniendo a prueba sus capacidades físicas, a las canicas (objeto cilíndrico de cristal o plástico, de colores variados); en el suelo los participantes ponían un número determinado de canicas, y por turnos tenían que tratar de darle a una de las que estuviera en el suelo con otra que tenían en la mano, y a la que lograban darle se la quedaban para ellos. Se jugaba en esos años al tejo donde se lanzaba un objeto cilíndrico de piedra o canto rodado; el juego consistía en hacer una línea en el suelo y desde una distancia determinada lanzar el objeto para que cayera detrás de esa línea, otro juego típico era el diábolo, que es  un carrete, o sea dos semiesferas huecas, normalmente de caucho, unidas por su parte convexa por medio de un eje metálico y sujeto por una cuerda (Diábolo) y cuya función era hacer malabarismos con dicho carrete, sin que éste cayera al suelo. A este juego jugaban tanto los niños nazarenos como las niñas, también jugaban con las peonzas, que es un cuerpo que puede girar sobre una punta, en la cual se sitúa su centro de gravedad, de forma perpendicular al eje de giro, equilibrándose sobre un punto gracias a la velocidad angular, que permite el desarrollo del efecto (Peonza). Y no podemos olvidarnos de juegos como la rayuela , posteriormente en los años 70 y 80 se conocería como pique, al que jugaban muchas niñas de Dos Hermanas, el “churro va” o la “mosca” como se le denominaría en los años 80, así como el juego de las cocinitas o jugar a las casitas, que era también muy típico en aquellos años.

Con el paso de los años las formas de jugar y los juegos fueron adaptándose a los nuevos tiempos, niños y niñas podían jugar juntos y a las mismas cosas sin distinción de sexo.

Sabías-que-jugar-matá-sin-herir-a-nadie
Osito inseparable durante años
En la década de los años 70 y 80, en nuestra localidad, se jugaba al pescá o el pilla, pilla; juego donde uno de los participantes  la quedaba y tenía que coger al resto de los niños, al esconder donde uno de los niños contaba, por ejemplo, hasta cincuenta o cien, el resto se escondía y el que había contado los tenía que ir encontrando  uno a uno, al matá donde se hacían dos equipos, se pintaba una línea con tiza en el suelo, un bando se ponía a un lado de la línea y el otro bando en el otro, y el objetivo era ir dándole con un balón a los miembros del otro equipo, para ir eliminándolos. El bando que se quedara sin jugadores perdía y el otro ganaba. Las niñas jugaban al elástico, una goma de varios metros colocadas entre dos sillas, dos señales de tráfico o dos árboles si se jugaba sola, o entre otras dos niñas si jugaban más niñas, con la cual tenían que demostrar su agilidad con las piernas y su habilidad para saltar. Mientras se iba jugando se cantaba algo de la época, como por ejemplo la cancioncilla de “sangre cuajada de primera división la que toma Diana para hacer la digestión…”, inspirada en la serie de tv “V” de los años 80 y así podríamos continuar con un sinfín de juegos que hacía que los niños nazarenos crecieran felices, relacionándose con los demás y utilizando, como hemos mencionado al principio de este post, la imaginación.

También Sabias que...?

...la Universidad de Sevilla es valida en Alemania ES POSIBLE OBTENER EL GRADO DE DERECHO Y BACHELOR OF LAWS CONJUNTAMENTE sigue leyendo>>


...Don Juan paso por aquí...por Dos Hermanas.. sigue leyendo>>