18.3.14

Festival de Teatro en DH hablemos de los grupos...

Festival de teatro


Venimos anunciando que el festival de teatro abre este viernes y vamos a ir buscando información sobre los grupos y las obras para ir entrando en calor.

Sobre el grupo:   JCEA / Teatre de l’Abast,  La JOVE COMPANYIA D’ENTRENAMENT ACTORAL/TEATRE DE L’ABAST

La JCEA es  un proyecto de protección,  apoyo y promoción  de jóvenes actores. Esta agrupación o compañía de teatro funciona como un voluntariado y es una Asociación Cultural sin ánimo de lucro.  Tanto alumnos como profesores asumen todos los cargos y funciones para sostener la estructura y funcionamiento.

La JCEA se define como una compañía de pedagogia teatral, multidisciplinaria, especializada en teatro físico, explorando la Commediadell'Arte, los bufones, el clown, la danza contemporánea, la danza Butoh (técnica de danza japonesa) el Tai-Chi, la lucha escénica, la manipulación de objetos, de títeres, el mimo corporal dramático, la acrobacia, el canto, la rítmica y la improvisación como formas de expresión teatral.

Esta plataforma artística busca formar actores completos y darles a conocer dentro del mundo profesional.  

Los actores, entre los veinte y los treinta años de edad, gozan de una especie de beca de estudios que les otorgan los componentes del proyecto: profesores, creadores, entidades... 

Está formada, de momento por 20 personas . El promotor principal del proyecto es Ramón Moreno,  quien posee una gran experiencia, como actor director y pedagogo.  Es el director de TARTUF que  forma parte del  repertorio y se ha puesto en escena en muchas ciudades españolas, Le toca a Dos Hermanas este 21.03 a las 21 horas, en el festival de teatro (ver programación)

 

La puesta en escena 

Tal vez traigan alguna novedad para este festival, el director de la obra Ramón
Moreno cinto en una entrevista al diario de valencia El Levante el año pasado.
[...] este  Tartuf, recoge el texto de Molière,  pero adaptándolo a la escena contemporánea con una sencilla, pero muy física puesta en escena y con un vestuario ecléctico y efectivo, diseñado por Joan Miquel Reig  [...] Los personajes nos harán reír y ver que siempre hay aquel a quien le das la mano y coge el brazo entero. Hablamos de la hipocresía de una parte de la sociedad que nada más vela por su propio interés, pero mostrándonos una falsa apariencia de bondad [...]

También indico que,  aunque fieles al argumento,  harán una puesta en escena divertida, y con un conjunto de elementos de expresión teatral propios del grupo, lo que por lo variados de las técnicas en que se forman promete ser nada convencional.

La obra:

Escrita por Molière y estrenada el 12 de mayo de 1664.

Argumento



Es una comedia de cinco actos. Todo un enredo, en donde los personajes buscan sacar provecho, al mejor estilo de Molière:



Tartufo (Tartuffe es el nombre dado a la trufa) es el personaje principal de la obra, pues en torno a él se desarrolla toda la trama. Aparece en esta tardíamente, pero aun así sabemos como es por los comentarios que hacen los otros personajes. Tartufo se presenta como un beato hipócrita, bastante torpe a los ojos de todos menos a los de Orgón que es un Gran burgués parisiense, goza de una buena situación económica y social. Una persona autoritaria que lleva las riendas de su casa y hace observaciones pertinentes a los miembros de su familia. No obstante, gracias a la influencia de Tartufo, se presenta como un ser idiota e intratable. Tartufo busca hacerse con la mano de su hija (Mariana)  mientras trata de seducir, de paso,  a Elmira, su esposa y sacarle el máximo provecho a Orgón y sus bienes logrando ser su 'guía' espiritual. Elmira se presenta hasta el Rey,  una vez puesto en evidencia Tartufo y este resuelve la situación. 


La obra en épocas de Moliére


Con la situación doméstica que Molière refleja en el Tartufo el autor pretende reflejar la situación política en Francia en donde Luis XIV (monarca absoluto, cuyo poder no es discutido y comparable al de un padre de familia) estaba rodeado de una serie de personas que se dieron cuenta de que la única manera de tener su cuota de poder era acercarse al rey e influirle, presentándose como personas de pleno sentir religioso y moralidad intachable.

Al escribir esta obra, Molière ataca un bastión muy influyente: los falsos devotos. Entre ellos se cuentan hombres religiosos sinceros pero también manipuladores conscientes del poder que puede proporcionarles su devoción. Este segundo grupo es el que el autor ataca.

Molière quería que la autoridad real se ejerciese y se alejase a esas personas. Desde su creación y dada su carga critica al entorno real Molière tuvo que alterar y suavizar la obra varias veces.  En el ultimo acto plantea como solución el cómo la familia sólo puede apelar a una fuerza exterior, queriendo trasladar esto al al plano político, buscaba que simbolizase que sólo el rey y la justicia real podían resolver los problemas del pueblo francés.

La obra fue presentada ante el Rey antes de su estreno en una versión inconclusa con sólo tres actos. Aun así, consigue indignar al partido de los devotos por su contenido. La Compañía del Santo Sacramento utilizó su influencia para conseguir que la obra se prohibiera aunque luego el rey comprendió lo que el autor buscaba y complacido levantó la prohibición de la obra en 1669.

La obra en la época actual


El argumento sigue plenamente vigente. Una lectura de esa vigencia puede estar en los falsos profetas o 'gurus' del buen vivir que pretenden influir a un público que busca salidas a sus propias crisis o simplemente 'compran' la idea de un vivir mejor.

Buscando una superación personal y dejándose llevar por estos personajes que abundan en nuestros días,  hasta llegar a perder el norte de sus propias creencias. 

La actualizacion del tema pudiera estar en que ya son muchos los Tartufos (que ofrecen) y muchos los Orgón (que compran) con  libros, materiales, seminarios, donativos...invirtiendo dinero en recetas para obtener prosperidad, felicidad, amor  y sobre todo ser muy positivos. 

Se ha generado toda una industria sobre el tema y la 'bondad desinteresada' de quien vende y sana de esta forma. Ya no hace falta la figura del Rey como fuerza externa para salir del embrujo del los embaucadores, ahora podemos ir al psicólogo para que nos resuelva el problema y nos regrese a la realidad y autonomía de pensamiento, solo hay que tener cuidado de no caer en otro Tartufo,  sino en un profesional de verdad.. lo tenemos un poco más complicado, o tal vez no tanto...