12.11.15

Publicidad digital

¿Para qué estar en la web?

Muchas PYMES y profesionales se encuentran con la ‘presión’ de tener presencia en las redes sociales. Nos hemos topado con que muchos no tienen ni idea de por qué esto es necesario, solo han escuchado que es ‘indispensable’ pero objetivamente sus números (ventas, consultas, clientes) no van mal, entonces viene la pregunta clave ¿para qué estar en la web? Y la que inmediatamente le sigue ¿cómo estar?

Vamos por parte. Aunque los números de ingresos no estén del todo mal es cierto que siempre tenemos tarjetas de presentación, algún flyer (volantes) que dejamos en los buzones y en un ladito del mostrador, que pagamos banner en páginas web o periódicos, que tenemos una bonita fachada con anuncios de todo tipo sobre nuestro negocio y que nos las ingeniamos para hacernos publicidad más allá del boca a boca y de los transeúntes que nos pasen por el frente.

Todo esto forma parte de la estrategia tradicional de hacerse publicidad y generalmente se entiende el por qué esto es vital para el negocio. Internet es una herramienta más, pero algo especial y contempla muchos elementos entre ellos la web, las Apps y demás formas de interacción.


Publicidad-digital
Fuente: Actívate, Google Spain, 2014

La publicidad tradicional convive ahora con la virtual.

Hay quien ve esta coexistencia como una simple sustitución así, las tarjetas de presentación se ven como una página web fija, sin posibilidades de interacción ni conversiones (ventas, posibilidades de llamadas directas, ubicación geográfica, suscripciones...) los flyer (volantes) ya no en buzones sino en forma de post en alguna o todas las redes sociales y los banners que ahora también pagaremos en  algún medio de comunicación digital.

Visto así no tiene ningún sentido y realmente no se está aprovechando ni el 10% del potencial de
Internet. Es tirar dinero, tiempo e ilusión ya que no habrá el resultado que se espera.

Tener presencia en Internet mediante E-mail Marketing (publicitarnos a través del envío de correos electrónicos) en la web, con blog, página web y/o perfiles en redes sociales, incluso crear una Apps no servirán de nada si no se entiende el alcance que esto tiene. Se puede tener la ilusión de tener mucha presencia on-line o incluso tenerla, en cuanto que muchas personas conocen nuestra marca, pero pocas conversiones lo que se traduce en pocas ventas (o igual a las que teníamos antes de todo esto del Internet y las web)

Un dato:

En España el 77%  de personas tiene acceso a internet. Nos conectamos aproximadamente 4 horas desde el ordenador y 1,9 horas desde los dispositivos móviles. En las redes sociales, la conclusión es similar en España su uso es muy superior a la media mundial: el 47% en España frente al 29% en el mundo.

No estamos lejos de estos números, tomemos en cuenta que estamos dentro de esas estadísticas y que cada vez se percibe como más cómodo el uso on-line para relacionarnos con lo que consumimos.  El consumo on-line va creciendo exponencialmente. 

Así como con el uso de Internet las relaciones comerciales se ven alteradas los comportamientos de los consumidores también.
Ahora, como los teléfonos, somos 'smart-consumer' Somos clientes inteligentes, es decir que no nos conformamos con recibir el producto sino que buscamos información de todo tipo antes de decidirnos y lo más importante los clientes forman parte de la marca, en cuanto que su interacción determina muchas de las estrategias de marketing (ventas)

Internet ha democratizado el uso de la publicidad y sobre todo la relación con el cliente. Si nos planteamos usar Internet sin entender esto, estaremos recurriendo en un gasto y no una inversión.

Existen muchas maneras de publicitar nuestros bienes/servicio en la web con cero euros o una inversión acorde a la rentabilidad que esperamos de esta inversión y  (lo más importante) se puede convertir en ventas y conversiones efectivas haciendo algo más que usarlo como una gran valla estática, cuando Internet y la web es todo lo contrario. Al alcance de la mano de consumidores y comerciantes, grandes y pequeños.  


Tarjeta-personal-pagina-web-DHClick


¿Hay que ser un experto para manejarnos en la red?

Vale, ya sabemos que hay que ir más allá de poner la información en la web pero ¿hay que ser un experto para hacerlo? Como ya se ha dicho el Internet ha democratizado las herramientas de marketing y la forma de interactuar. También facilita cada vez más estas dos cuestiones.

Lo primero es tener claro por qué es primordial estar en la web: En primer lugar y lo más importante es que permite que lleguemos a más personas, es decir que nos conozca más gente aumentando la posibilidades de que nos visiten y finalmente que nos compren.


flyer-vrs-post-DHClick








¿Es esto importante para una PYMES o para una tienda de barrio? 

Depende, de lo que queramos hacer. Las metas que nos hayamos fijados y si queremos tener más oportunidades o quedarnos como estamos.  Todas las opciones son válidas siempre y cuando sean parte de la estrategia de negocio.

Si quieres más clientes y ya tienes (o piensas tener) un perfil en alguna red social, una página web o un banner. Conviene saber algunas cosas como:

  • ¿cuál es la red que más conviene, según el perfil de los clientes objetivos?, ¿cuál usan más las personas de la ciudad?
  • ¿Conviene estar en grupos o comunidades?, ¿Cómo y por qué interactuar? 
  • Una página web ventajas y desventajas. 
  • ¿A nombre de quién debe estar el dominio de mi página?, ¿Hay dominios gratis?
  • ¿Vale la pena agregarle un blog a la página?, ¿Puedo vender por internet?
  • ¿Cómo se promociona?, ¿Poner o no poner banner?, ¿Qué tipo de banner hay?
  • ¿Cómo me promociono: con vídeos, artículos (tipo blog) fotos, concursos etc..?
  • ¿Cuál es el coste de todo esto?  
Este otoño nos dedicaremos a ello, uno por uno y poco a poco. Esto ya no necesita de expertos pero sí de tiempo y dedicación. De ideas claras. De ensayo error y en alguno casos, de ayuda de profesionales del sector que nos ayuden con el diseño y desarrollo de algunas cosas. Pero sin ideas claras, sin cierta noción de lo que nos conviene, ni una estrategia definida de marketing será fácil que nos perdamos en el camino.