5.10.15

Sin pasión ni razón

Hacer por Hacer

Hacer algo, desde un curso… una comida… un trabajo, en fin, cualquier cosa, implica un compromiso. Estarán de acuerdo con nosotr@s de que en nuestras vidas hay muchas cosas que ver y hacer. Nos toca decidir entre una extensa gama de posibilidades.
Por qué nos decidimos por una y no por otra?  Por qué queremos compartir algunas experiencias? y qué hace que otras las mantenemos calladas?
Sin-pasión-ni-razón
En nuestro quehacer cotidiano el ‘hacer algo’ se ha convertido en un requisito casi indispensable y a veces no tomamos en cuenta el grado de compromiso que tenemos con eso que hacemos o cuál es nuestra motivación real. Ya que lo importante es ‘hacer por hacer’ y muchas veces se busca recibir aprobación por ello sin pensar que al hacer las cosas ‘sin pasión ni razón  nos conducen a un discurso vacío. Es como si llenáramos nuestras vidas con contenidos aparentemente relevantes pero que en realidad son de ‘tomar y tirar’, una especie de ‘comida chatarra’ en nuestra vida cotidiana que se traslada al ámbito social y por ende al cultural.

Así podríamos organizar un sinfín de actividades sin pensar realmente en el verdadero sentido de ellas y llenar nuestra agenda de cosas inconexas pero con mucha efervescencia, en donde, terminada la burbuja, no nos queda nada. 

Sin -razón-ni-pasión

Hemos hecho esta reflexión desde nuestro punto de vista. Nos ayudaría muchísimo saber qué opinas al respecto. Comenta. Cuál es tu punto de vista?



Desde mi barrio: Niños en la calle o niños de la calle?  En cualquiera de nuestras barriadas hay un conjunto de niños que no pasan de los 12 años que por alguna razón pasan todo su tiempo libre en la calle. Y es que apriori esto suena muy bien, qué mayor de 30 años no recuerda juegos en las calle con los vecinos que ahora son nuestros amigos de toda la vida? y eso estuvo bien en su momento pero de aquellos días ha hoy existen por lo menos tres diferencias muy grandes:  sigue leyendo>>






Una vida juntos EXPRESARNOS LIBREMENTE   Expresar emociones, plantear y solucionar problemas, desde los más cotidianos de convivencia,  hasta crisis más profundas no siempre es tarea cómoda,  ni fácil,  se entre mezclan las cosas y corremos el riesgo de que la relación se vaya deteriorando. Sigue leyendo>>