17.10.15

¿Sabías que la Romería de Valme se llevó 17 años sin salir en peregrinación?

CURIOSIDADES DE VALME 


Hoy se me ocurre contaros alguna curiosidad histórica de nuestra Romería de Valme, de su origen y sus primeros años. Alguna curiosidad de esa Romería que, cada tercer domingo de octubre, exalta las emociones de aquellos nazarenos que la viven con fe y llenos de sentimientos. Curiosidades que posiblemente algunos nazarenos desconozcan.

Romería, peregrinación, origen, sentimientos, fe...


Comenzamos haciendo alusión al impulsor de la Romería José Lamarque de Novoa, poeta sevillano, que en el último tercio del siglo XIX fijó  su residencia en Dos Hermanas. Este mandó construir  la Alquería del Pilar, lo que actualmente es el Parque de la Alquería. Aquí se reunían literatos y artistas sevillanos de la época que defendían las tradiciones antiguas, sobre todo las de corte medieval. Y fue, exactamente, a causa de querer rescatar esas tradiciones lo que motivó la celebración de la Romería. La idea era rememorar las hazañas de las tropas de Fernando III,  que tuvieron lugar en el cerro de Cuarto,  durante el asedio a Sevilla (zona donde hoy día se encuentra la Ermita). La fe que el rey Fernando III profesaba a la imagen que siempre llevaba consigo y a la cual pidió Valimiento, debido a la mala situación de sus tropas, durante el asedio a Sevilla, fue lo que dio origen a la devoción a la Virgen de Valme.

Se piensa que la Romería ha venido celebrándose de forma ininterrumpida desde el año 1894, pero existen datos documentados que demuestran que no es así.  Por ejemplo, una crónica sobre la Romería publicada en el periódico “el Liberal”, en el año 1916, contaba que la Romería llevaba 17 años sin llevarse a cabo. Dato confirmado por el entonces Hermano Mayor de la Hermandad José Sánchez Rubio.
En 1930 el nazareno José García López-Rivas, “Rivitas”,  publicó en el diario ABC un artículo en el que refería que la Romería había tenido que suspenderse hasta 1916. Año en el que volvió a reanudarse.




                                                         Romería 1949 (Fuente: "Memoria de una Sonrisa", Hugo                                                                     Santos Gil)

Otra referencia a cerca de la suspensión de la Romería aparece, en 1927, en unas memorias escritas por el que era, en esa época, Secretario de la Hermandad Manuel Calvo Leal.

No se tiene constancia de los motivos por los que la Romería dejó de celebrarse durante ese periodo de tiempo, pero lo que sí es cierto es que, seguramente, tuvo que ver con el distanciamiento que hubo entre Lamarque y la Hermandad en aquellos años.

A partir de su reanudación en 1916 la Romería experimentó un gran auge, viviendo años de esplendor. Cada vez más personas asistían al evento, no solo de Dos Hermanas sino también de pueblos de los alrededores. La gente empezó a venir en carros y carretas, empezando de esta forma la tradición de vestir y engalanar con flores las carretas y  las galeras. Tradición que perdura hasta día de hoy.


Queremos, en este post, hacer también un pequeño homenaje a la Virgen de Valme. Protectora de esta nuestra ciudad, con algún poema canción de las muchas que se han escrito en su honor.

Sevillanas, poemas, romería, bella, cancionero...


Porque otra peculiaridad de la Romería es el sinfín de canciones, sevillanas y poemas que,  tanto  la Virgen en si, como la propia Romería,  han recibido a lo largo de la Historia. Existe un amplio cancionero que gira en torno a esta advocación Mariana y su peregrinación:


“No hay voz, ni pluma, que cuadroTan animado describa,Ni Virgen más venerada,Ni más bella romería.

   (“La Romería. Cantares”,  J. Lorenzo 1897)

Sabías-que-Romería-Valme-17años-sin-salir



















Para terminar, contaros que una humilde servidora, también, ha plasmado sus sentimientos hacia nuestra Romería en una poesía. Poesía escrita hace unos años, y que hoy me gustaría compartir con vosotros.                                  
                                                                



TODO UN AÑO ESPERANDO


Todo una año esperando
el  repique de las campanas,
para ver salir a la Señora
del pueblo de Dos Hermanas.

Tercer domingo de octubre
ocho de la mañana,
tu pueblo soberano
te canta por sevillanas.

La puerta de la iglesia se abre,
los nervios se acentúan
por poder ver tu cara.

Todos quieren tocarte
y  decirte guapa,  guapa y guapa.
El cortejo se pone en marcha
desde  "los jardines"
hasta  la "Venta las palmas".

Romeros  y carretas,
caballistas y flamencas
todos con devoción
en el camino te acompañan.

Unos con fe van rezando,
otros llorando con devoción.
Eres la flor más hermosa
que nos llenas el corazón.

En la Dehesa Doña María
la Salve te cantan con fervor.
Oraciones y plegarias
te rezan con amor.

Es un día grande,
está en la calle la Madre de Dios.

La Romería avanza
sin prisas pero con pausas,
tu  Ermita te está esperando
hay que llegar antes de las dos.

Y  una vez en el  “Cortijo de Cuarto”
la misa sublime se dice en tu honor.

Es día de fiesta.
Se canta, se baila…
Y  unidos como hermanos,
desaparece el dolor.

Son las seis de la tarde.
Una pena se anida en el alma
cuando  se inicia el camino
de  vuelta a Dos Hermanas.

La despedida esta cada vez
más cerca,
nos invade la emoción.
Todo se va alejando
pero las huellas del peregrino
en el camino van quedando.

Son las doce de la noche.
Cansados pero ilusionados
a la puerta de tu iglesia
te seguimos rezando.

Comienza de nuevo la espera
hasta el año siguiente.
Deseando volver a encontrarnos
en el camino de siempre.

(Begonia Caraballo, 2011)


Himno a la Virgen de Valme


Himno- a-la-Virgen-de-Valme
Gloria, Gloria a ti Virgen de Valme,
Santa Madre de nuestro Señor,
Dos Hermanas amante te aclama,
implorando tu fiel protección.

De este pueblo tú la Reina,
por siempre Madre serás,
con tus virginales plantas,
a Lucifer vencerás.

Tú eres encanto del cielo,
tú eres templo del Señor,
la flor pura de este suelo,
tu el honor del creador (D. Juan Manuel de Dios Rivas)

En la próxima entrada os contaremos algunas curiosidades y anécdotas más de nuestra Romería. No faltéis, os esperamos.